domingo, 17 de enero de 2010

Una vida consciente



Con la tranquilidad y la perspectiva que me han aportado las mini-vacaciones que he disfrutado estos últimos dias, he podido estar atenta a toda esa vida que se escapa habitualmente de forma inconsciente, desde que al levantarnos por la mañana nos revestimos de una imagen para relacionarnos con el mundo.


Desde el momento que salgo a la calle sintiéndome "fulanito" o "fulanita", con una serie de actividades a desarrollar en el trascurso del día, ya sea en el trabajo, o en la casa, o en mis relaciones, o simplemente en ese tiempo que pretendo sacar para el ocio, toda esa agenda, todo eso que pretendo llevar a cabo durante el día, toma su cuota de poder al convertirse un fin en sí mismo y en esa dinámica e inmersa en lo que hago, o en los resultados que pretendo conseguir, me estoy olvidando de lo más importante que es del " cómo lo hago "

¿Es la acción que parte de mí, expresión de lo que soy?
¿Está teniendo en cuenta no sólo a mí cuerpo sino al universo entero?
¿Sale con la conciencia y desde el lugar adecuado, o es producto del enredado entre objetivos y resultados?


Aportar conciencia al mundo de la acción y al mundo de la relación es el gran reto. Los hábitos y los condicionamientos sociales siempre nos querrán llevar al huerto, imponer su forma superficial de vida y sus prisas y ansiedades por conseguir objetivos.

Saber desdenvolverse en todos esos ambientes en los que predomina la inconsciencia, permaneciendo despierto y siendo en todo momento lo que uno es, pura Conciencia de Ser y de Amar, tiene que ser una labor prioritaria en lo que concierne a nuestra responsabilidad con la sociedad.

Para que tenga lugar esa trasformación interior, en donde ya el movimiento en la relación se produce sin interferencia del pensamiento y de la emoción, ha habido que acostumbrar previamente a la mente, a que deje fluir eso que viene del interior sin distorsiones.

Y así, ya no importa en donde ni con quién estemos, si en la oficina, si en el súper, si entre el ruido de lugares o personas que nos muestran su falta de claridad o sus hábitos poco saludables, porque ya no interponemos esa imagen que creaban las preferencias ni la separación. Simplemente estamos ahí, aportando luz y calor a la situación.


Esa inversión es necesaria para vivir desde la madurez, y desde nuestra vivencia de Ser, ser nada y ser nadie, y así aparecerán también las respuestas correctas, las que fluyen de ese vacío, que es el movimiento del amor reconduciendo y enderezando cada situación. Abandonado ya lo viejo, la vieja imagen o identificación personal que sólo entiende de reacciones...


Cuando comprendemos que toda esa inconsciencia que induce a andar corriendo, entre prisas, o tener que llenar el día de actividades, se puede corregir fácilmente sabiendo adecuar el consumo y el gasto de energía a las necesidades reales, veremos como toda esa ansiedad desaparece pronto, con un simple ajuste de hábitos de conducta.


Para poder moverse en medio de la tensión y el ruido, sin ser afectados por ellos, los nervios deben de estar templados y toda la estructura mental y emocional apaciaguada. Una dieta sana y moderada, la respiración siempre amplia y consciente, el ejercicio físico y una relajación adecuada, muchas veces hacen milagros, y facilitan ese silencio tan necesario de todas las estructuras.

Y así ya habremos hecho nuestra parte, que es librar al universo de un enredo. Y a partir de ahí, ya es ese amor expresándose, el que en el día a día, y en medio del ruido y la tensión del mundo, permite que aportemos nuestro granito de arena para construir una sociedad en donde ya empiece a ser más importante el SER, que el tener.

14 comentarios:

arianna dijo...

Perfectamente entendible tu exposición de la vida cotidiana de cada uno de nosotros al menos de la mía

Las ocupaciones nos absorben de tal modo q. no nos dejan respirar, relajarnos ser conscientes de lo q. somos y de como vivimos nuestro momento, el barullo y las prisas nos sofocan y en ese laberinto de sube y baja vamos y vamos como autómatas casi robots diría yo
Hasta q. dices basta !!!, dónde voy? y hacia dónde? ese momento llega, claro q. llega de pronto el stop que nos dice : para........

ahí vuelve de nuevo la cordura, otro paisaje , otro momento el auténtico el q. no te falla el q. olvidaste para convertirte en una marioneta enredada en laberintos que no llevan a ninguna parte

Al final reflexión, interiorización y la calma de nuevo hasta llegar a la consciencia del papel que ocupo en el universo, ninguino q. no sea ser yo misma, sin verme atrapada por lo q. no forma parte de mi evolución del SER

Gracias Beatriz, me ha venido bien hacer balance de mis muchos momentos aunque no haya sido de una forma tan placentera como la tuya, en unas mini-vacaciones,
para colmo y satisfación, seguro que al lado del mar
abrazos

Beatriz Moro dijo...

Querida arianna, a veces es bueno reirnos un poco de nosotros mismos para ayudarnos a soltar muchas de nuestras falsas prisas, porque como bien dices, siempre llega después el momento de cordura o de lucidez.

...tengo la suerte de vivir al lado del mar, y con una hermosa playa muy cerca de casa, aquí en Coruña.

Gracias y un abrazo Bea

César Bacale dijo...

Hola Bea.
Bien por tus vacaciones.
Mi feed-back, y mi humilde e insignificante "opinión", es que la vida es consciente por si misma, y de si misma, y que lo que nos separa de esta consciencia es, la mayor parte de las veces, nuestro afan de control y protagonismo, sobre todo, para los que "estamos" en cualquier senda espiritual, el vedanta también, al intentar preciamente llevar consciencia a la vida.
Esta actitud es una costumbre...primero intentamos controlar nuestra vida,despues intentamos controlar nuestra vida, yluego intentamos controlar nuestra vida...y esto continua hasta que la misma vida nos expropia de "nuestra" codicia, de "nuestra" apropiación, de "nuestro" protagonismo. Del "nuestro", en definitiva.
Alli donde hay infinitivos hay deseo, y donde hay deseo aun permanece el sueño de un yo, que ha de llevar la mente a casa, ser responsable, vigilar la emociones, no identificarse, etc...en resumen, el magnífico post del blog de no-dualidad lo resume a la perfeccion: Yo Soy Eso, pero... y bla, bla, bla, bla. La neurosis espiritual que viene a sustituir a la neurosis de todos los dias. Mas de lo mismo.
Y sin embargo, este impulso de búsqueda, es fruto del juego de la consciencia misma, lo cual no quiere decir que dependa de él en absoluto.
Esta es la paradoja del inmenso espacio que el ser nos da, para cualquier cosa, y que usamos para crear una película llamada búsqueda, camino, perdida, o encuentro, asumiendo un protagonismo que nunca hemos tenido, que no existe en realidad.
Al final, cada uno anda con sus propios pasos, hasta que ya hay caminante ni camino.
Por eso todo vale, y bien está.
Un abrazo.

azul dijo...

Hola querida Beatriz, muy bien por tus vacaciones.

Gracias por esta preciosa reflexión.

En eso estoy día a día, pasito...

Tus entradas, los comentarios de cada un@, las respuestas, todos me ayudan y me enseñan en este pasito a pasito como tu dices.

Mil gracias por ello.

Un abrazo desde el alma.

Z. dijo...

Hola Bea: Verdaderamente puede ser visto como una nueva educación: aprender a discernir que lo que proviene de la mente es en si mismo ilusorio; la costumbre es a estar viviendo hacia afuera; una vida consciente es una nueva educación: aprender a ver desde dentro.
Gracias, son muy inspiradores tus textos.
Un abrazo.

Beatriz Moro dijo...

Hola Cesar:

Todo lo que dices está muy bien, y desde esa claridad con la que hablas, sólo quedaría ese Vedanta, que es el fin de la palabra, el fin del concepto. Todo sucede en un sueño.

Desde el pundo de vista de la consciencia manifiesta, toda la manifestación es dinámica, porque esa es la naturaleza de toda esa fuerza vital que la sostiene y da forma a tantos y tantos cuerpos. Y eso con lo que es reconocida la fuerza vital, esa consciencia o "Yo Soy", no deja de ser la fuente de todos los conceptos.

Por lo tanto, mientras opere esta fuerza vital y esta consciencia proseguirán "los entretenimientos", si así se quieren llamar, pero a mí me gusta más decir el AMOR del Sí Mísmo, por el Sí Mísmo.
Y a esto, aparte de corazón, hay que ponerle manos y piernas, ya ves, cada uno como puede..

Gracias por tus certeras reflexiones y por compartir este espacio.

Un abrazo Bea

Beatriz Moro dijo...

Hola azul:

Todo lo que uno necesita ya está dentro de uno, pero a veces un toque de aquí o de allí, es lo que nos hace que resuene.

Gracias por tus amables palabras y un abrazo

Bea

Beatriz Moro dijo...

Hola Z:

Comparto plenamente eso de la nueva educación, y me parece que ya es un momento de madurez suficiente para ir abriendo caminos en ese sentido.

Gracias Zenara y un abrazo Bea

Delia dijo...

Hola Beatriz:

Gracias por estas reflexiones, siempre es bueno tener presente que la verdadera acción es la que proviene de nuestro descanso en el Ser, todo lo demás se da por añadidura sin necesidad de buscarlo.

Un abrazo.

Beatriz Moro dijo...

Gracias Delia por tu comentario, me has hecho recordar lo que dice Nisargadatta:
"En usted está el núcleo del ser, que está más allá del análisis, más alla de la mente. Sólo puede conocerlo en acción. Expréselo en la vida diaria y su luz se hará cada vez más brillante".

Un abrazo Bea

César Bacale dijo...

Hola Bea.
Me encanto lo del amor del si mismo por el si mismo. Tambien yo contemplo con esos ojos la manifestacion, el dinamismo, las formas, los cuerpos.
No puedo estar más de acuerdo, pero para tener acceso a ese amor del si mismo por el si mismo hay que reconocerse como si mismo, sino, solo estamos siedo fascinados por el encantamiento de la ilusión.
Es lo que le comenté a Asun al respecto de la diferencia entre deleite y entretenimiento. Es imposile que la mente volcada hacia fuera pueda deleitarse con nada, a lo sumo solo puede entretenerse. El deleite o éxtasis llega del si mismo, por el si mismo, hacia el si mismo, por el si mismo, a traves de las formas o sin ellas.
Deleite es reconocimiento.
Reconocimiento es mirar sin ver diferencia, ser en todo, y reconocerse de esencia a esencia, directamente.
ESTA EXPERIENCIA COTIDIANA SOLO ES ACCESIBLE CUANDO CAE EL VELO DE LOS CONCEPTOS.
Brindo por tus manos y tus piernas, y sobre todo por tu enome corazón.

Un abrazo.

Beatriz Moro dijo...

Gracias Cesar por toda esta aportación de claridad y comunicación de esencia a esencia.

Sigo tu estupendo blog, y me siento muy identificada en la forma en que expones las cosas.

Un abrazo Bea

César Bacale dijo...

Gracias corazón.
Me alegra que te sientas identificada, eso quiere decir que cada se tocan mas universales, y menos particualarismos, o mejor dicho, lo universal encarnado en lo particualr de cada uno, lo esencial manifestado en la rica diversidad de los muchos.
Un abrazo.

En busca del Ser informe... dijo...

Me encanta lo que dices Beatriz en tus reflexiones.
Llegar a descubrir que la razón por la que poseemos un cuerpo, nos enredamos en esta ilusión y jugamos el juego de esta vida(con nombres, formas y etiquetas)es justamente para darnos cuenta y cada vez con más claridad, quizás a través del dolor, el sufrimiento y de los vacíos existenciales...que ciertamente esto que vivimos es una ilusión, que exite una verdad, una realidad superior.

Saber quienes somos! conocer a Dios! Reconocernos como conciencia divina, la conciencia en donde el verdadero Ser que soy esta presente, la conciencia que se encuentra... en el momento presente.
Llegar a vivir, manifestar y hacer presente, a través de nosotros esta conciencia de la realidad del Ser, en cada momento e instante de nuestra vida sin perdernos en el intento logrando la fusión con nuestro Ser, es en última instancia nuestra gran y gloriosa misión, la razón principal y única de por que estamos aquí.
El fin del engaño...
Mientras tanto... como tu dices, tenemos que despertar cada vez más a esa realidad. Debemos estar alertas, convertirnos en guerreros espirituales para hacer frente a esta verdad, querer vivirla, no olvidarla y hacer que brille en nosotros, aportando cada vez más la luz de la conciencia en nuestro interior e iluminar aquellos espacios en donde todavía exista la oscuridad. Un guerrero espiritual no permite que su luz se apague jamás!

Que asi sea! y que cada paso transitado en estos largos viajes en la ilusión, nos guie al logro de la realidad divina en nosotros.

Cariños y un fuerte abrazo.