domingo, 7 de febrero de 2010

El desván




Cuando los acontecimientos del día a día, son vividos directamente, desde un profundo estado de presencia, sin necesidad de ser interpretados, pasan sin dejar rastro detrás de ellos, y esa quietud que es nuestro estado natural, se establece como fondo de nuestras vidas.

Pero cuando esos mismos hechos se viven desde la interpretación, desde la figura de un experimentador, y no se procesan adecuadamente, dejan residuos que se van acumulándo en ese desván de la memoria, y salen a la luz, algunas veces de forma impulsiva o a destiempo, convirtíendose más tarde o más temprano en un lío o nudo a resolver.

Ese desván, formando por la memoria del pasado, lleno de viejas e inservibles historias, de fantasmas a los que les atribuimos una identidad personal, representa todo aquello que en su momento no se ha dejado fluir, que no se ha resuelto y que desde falsos posicionamientos condiciona nuestras respuestas a la vida , obstruyendo o nublando, lo que por su propia naturaleza, solo es claridad o iluminación.

¿De qué se llena ese desván?

- Se llena de sentimientos y emociones sin procesar, de falsas expectativas, de frustraciones, y hasta de alguna que otra alegria.
- Y de cosas viejas o inútiles


Una mente útil

La mente , cuando responde de forma armónica para afrontar en su nivel cualquier reto, pero que se retira en cuanto ha cumplido su misión, sin crear una historia de ella, es una mente sensible y ordenada.

Los líos, los creamos nosotros cuando nos resistimos, cuando nos quedamos pegados a los objetos, cuando no queremos soltar, cuando sólo queremos la parte agradable de la vida, cuando nos relacionamos desde un esquema de pensamiento o una idea preconcebida, desde un exceso de imaginación..., en fin, con todo eso en lo que el experimentador se ha ido a vivir a la experiencia y funciona desde la creeencia de ser una entidad individual.

Y como en esta indagación, somos valientes y no nos interesa echar balones fuera, no nos valen las viejas fórmulas de : es que me han hecho...es que me ha sucedido...es que el otro es así, porque nunca es el otro o la situación el problema, si no la madurez desde la que se afronta.

Hay que mirar todo eso que de una manera u otra impide avanzar, que provoca resistencias o rechazos, que está poniendo en marcha todo tipo de emociones negativas, que nos mantiene a la defensiva y nos esclaviza con las cadenas del pasado y de la imaginación, porque es precisamente toda esa montaña de inconsciencia la que no está permitiendo que se vea la luz , ejerciendo su hechizo a través de los cantos de sirena de un ego que sólo sabe jugar a decir :

¡Soy tu pasado! Si te deshaces de mí quedarás sin nada en lo que te reconozcas, quedarás sin historia!
¡Estarás expuest@a a las incertidumbres de la vida!
¡Estoy cuidando de tí para que nada ni nadie te haga daño, para que sepas defenderte!

Y así, ese vasto espacio de luz , que es nuestro Ser Real, queda continuamente oscurecido, cuando ante cualquier situación se interpone un experimentador apropiándose de la experiencia y provocándo la aparición de todo ese mundo emocional que nos convierte en zombis, funcionando desconectados de nuestra realidad y en piloto automático.

Estoy segura de que cada buscador tendrá sus propios métodos para salir de este mundo repetitivo de la memoria y de la imaginación, porque esos extragos de los que la mayoría de las veces no somos conscientes, dañan irremisiblemente el propio cuerpo y son un foco de conflicto para el resto de nuestro entorno.

Ese fuego interno, que se genera con cada emoción, nos bloquea y nos quema hasta que no ponemos en marcha mecanismos equilibradores. Reconducir ese calor de forma sana exige devolver esa energía a la vida, llevándola a espacios más amplios a través de una respiración consciente, o movilizándola de forma adecuada a cada situación. Ese primer respiro dará paso a un segundo, que ya consistirá en desarmar a ese ladrón que todos llevamos dentro en forma de parloteo mental.

No dar cabida a cada pensamiento que nos enrede en juicios y opiniones, creando la idea o la autoridad de un pensador, nos hará vivir una vida que se desenvuelve siempre en presente y como totalidad.

Ser, simplemente ser

Tener el cuerpo-mente sosegado, es tenerlo disponible, libre de resistencias, para que pueda cumplir su misión como vehículo de la conciencia, en una vida que fluye en el constante equilibrio de los opuestos, y en cuya totalidad, no cabe la posibilidad de un hacedor individual .

En este proceso del despertar, este desván del que se ha hablado, será visto ya como la oscuridad de la habitación con la ventana cerrada, que cuando se abre y entra luz ¿a dónde se ha marchado? ¿qué realidad tenía?

Habremos entendido entonces, el engaño que encierra esa fascinación hacia los objetos, hacia la necesidad de crear un experimentador para cada experiencia y sabremos, por propia vivencia y sin ninguna duda, cuál es nuestra identidad real, Ser, sólo Ser.

12 comentarios:

Delia dijo...

Hola Beatriz:

Con tu acostumbrada profundidad y claridad estás abordando en este post temas que la mente se resiste a considerar, más bien se los sacude por molestos.

Cuando ese mismo instrumento se acopla a la armonía universal se puede comenzar a percibir la debilidad del pasado, hasta comprender que no existe porque...simplemente nunca fue.

Que los problemas no son tales, sino que todo surge de la propia actitud asumida ante cada suceso, ese uno de los primeros pasos para comenzar la desprogramación del ego...lo demás comienza a aparecer tal y como cada uno lo va necesitando.

Gracias amiga por esta entrada.

arianna dijo...

Q. clarito hablas Beatriz, te leo una vez y basta, q. maravilla!!!!

Vivamos pues desde la serenidad,desde la no interpretación, nuestro mundo cambiará

Buena reflexión tu entrada para encarar la semana. en la q hay momentos q. se hace algo insostenible, es pelear contra vientos y mareas o dar la victoria al otro, ésto último será el empezar l,2,3 así despacio, despacio....

cerraré la puerta de mi desván donde se acumulan cosas viejas e inútiles q. no queremos tirar en la mania de guaradar lo inservible, tirémoslo del todo , no a medias
Crear nuestra propia realidad es maravilloso y libre no la q. la mente a veces distorsionada fabrica una y otra vez sin descanso

querida Beratriz, es un placer leerte, te mando un abrazo

Z. dijo...

Querida Beatriz:
Hermosa explicación, y la veo hermosa porque huele a la verdad. Es una descripción de los procesos mentales que llevamos a cabo un millón de veces al día, y sólo si no nos apegamos a ellos, como bien dices, no entran en el desván, simplemente se disipan como una nube de viento; y en definitiva, qué realidad tienen unos u otros?. Cuando llega la luz, a dónde ha ido la oscuridad?
Un abrazo y gracias!

Beatriz Moro dijo...

Hola Delia:

De cuantos enrededos nos va sacando toda esta comprensión de saber que es nuestra negativa a soltar a este pequeño tirano que es el ego, queriendo tener todo controlado, la que nos mantiene en el conflicto.

Y, lo demás, como bien dices, irá apareciendo..

Gracias Delia por tu comentario

Bea

Beatriz Moro dijo...

Querida arianna:

Gracias a tí por estar por aquí compartiendo estas reflexiones, que van surgiendo como parte un proceso.

Ese Ser que siempre somos, con conflictos delante o no, seguro que ayudará a clarificar el camino, en ese reto del dia a dia.

Gracias amiga

Bea

Beatriz Moro dijo...

Hola Z:

Reconozco que tengo tendencia a ese describir siempre los obstáculos, pero tienes razón en que esa es la verdad de muchos en el dia a dia.

Seguro que como la alegría , al igual que la luz, siempre está en el origen de todo, también le llegará su momento ... y aflorará..

Gracias y un abrazo

Bea

Juan C. Acosta Redón dijo...

Gracias Beatríz.
Nada para agregar, solo decir que cada vez que leo los post de todos estos amigos que incurcionan el CAMINO DE LA ADVAITA, me lleno los pulmones de aire fresco y algo de comprensión ante tanto velo que llevo encima.
Saludos y Gracias !!!

Beatriz Moro dijo...

Gracias Juan Carlos por tus palabras amables.
De Vedanta, realmente, quienes pueden guiarnos son todos aquellos que de una manera u otro, lo han realizado.
Yo simplemente comparto una andadura, una visión muy simple y particular de este acercamiento que forma parte de mi experiencia.
Afortunadamente, hoy la tecnología pone a nuestro alcance lo que antes nos costaba mucho esfuerzo y muchos paseos encontrar. Y también nos descubre un basto mundo y miles de enfoques que es toda esa rica diversidad de expresión de nuestra esencia.
Cada uno, después, lo vamos poniendo en práctica según nuestras características peculiares. Pero al final, las cuentas cuadran.

Un cariñoso saludo

Bea

QUEOQUINA dijo...

Beatríz, es un gusto leerte por la claridad con que lo haces, nada más que decir, gracias y un abrazo.

Beatriz dijo...

Gracias a tí Queoquina por tu visita..

Un abrazo Bea

El Drac dijo...

Cuánta sabiduría en sus palabras, señora es en verdad lo que siempre he pensado somos un compendio de cosas aprendidas, nuestro pasado es nuestra línea de vida; la cultura misma es un conglomerado de experiencias, de tal manera que no existe nada digamos que no se haya dicho ya en otro tiempo, la único diferencia es que lo decimos acorde a nuestro tiempo, pienso que el alma es siempre la misma por ello las enseñanzas de los antiguos todavía siguen teniendo vigencia. Un gran abrazo

Beatriz dijo...

Hola Drac.

Gracias por tu comentario y tu visita desde ese hermoso pais, en el que he estado hace algunos años.

Así es, distintas las formas pero una la esencia.

Un abrazo

Bea