miércoles, 23 de marzo de 2011

La prueba de la Realidad



Curiosamente, parece que nos gusta delegar al futuro aquello que nos cuesta afrontar en el ahora. Y pensamos bueno..ahora no...mañana... De esa manera posponemos nuestro compromiso de actuar de acuerdo a la circunstancias presentes, y creamos un tiempo, un espacio, y una persona que lo pueda habitar.

Con relación a lo que entendemos como nuestra búsqueda espiritual, nos suele pasar lo mismo. Decimos que eso lo han alcanzado algunos privilegiados, y que nosotros estamos aún lejos de ello.... y esas ideas sólo nos llevan a seguir levantando los muros que pretendemos derribar.

Y mientras tanto, se nos escapa el hecho evidente de que precisamente nuestra existencia, ya es la prueba de la Realidad. Y que son los ropajes con los que se viste: pensamientos, emociones y todo el mundo sensorial que se desenvuelve a su alrededor y como expresión cambiante de ella misma, los que atraen nuestra atención y opacan su trasparencia.

¿Pero, quién sino ella hace posible el vivir?
¿Y de donde proviene el empuje que promueve nuestra humilde investigación?
¿Quién sinó lleva a cabo la labor de asentar la comprensión en la vivencia?
¿No habita ella en cada corazón infundiendo coraje y alentándonos a encontrar nuestras propias respuestas y nuestras propias forma de expresión?
¿No es acaso nuestra claridad y caridad, la propia Realidad descorriendo sus velos?

¿O pretendemos seguir viendo al camino y a la meta en lugares distintos?

Porque el camino y la meta ocupan el mismo lugar, siempre que vivimos directamente la vida.
Cuando cesamos de interpretarla con el pensamiento y permitimos que se revele el gran poder unificador del corazón, acogiendo e iluminando hasta la último rincón de nuestra vida.


Y algo tan sencillo como eso, ya descubre a la realidad brillando en cada átomo de la existencia, sin ser reconocida, puesto que ella es el origen y el soporte de todo lo conocido.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

La frase " .Cuando cesamos de interpretarla con el pensamiento y permitimos que se revele el gran poder unificador del corazón..", es una invitación a hacerlo, o una descripción de lo que ocurre, lo digo por aquello de que no hay hacedor y que las cosas ocurren..., y llevaría a la confusión si fuera un consejo a realizar.

Beatriz Moro dijo...

Querido Anónimo:

Generalmente los artículos que se publican en este blog, son sólo un recorrido, que comparto publicamente, de lo que va siendo mi propia indagación, y por lo tanto nunca lo he considerado un medio de aconsejar sobre lo que resulte más útil para cada cual.

Lo que si te puedo expresar es lo que yo voy sintiendo al respecto sobre la pregunta que planteas:

Parece que la idea de un hacedor siempre la relacionamos con la tambien idea de que la persona tiene una realidad intrínsica.

Pero en la medida que vemos con claridad que eso no es así, y que la persona sólo es un objeto funcional que aparece en la conciencia, también vemos, como ella tiene su función útil al cumplir de vehículo o expresión de una inteligencia universal.

En cuanto abandonamos la idea de estar limitados a ser sólo un pequeño cuerpo-mente,nos encontramos con un cuerpo mucho más amplio que incluye a todo un universo en continuo movimiento.
Entonces no hay alguién que actúe, sinó que todo el universo actúa.

Espero haber aclarado algo cual es mi percepción al respecto.
Gracias por acercarte a este espacio y por exponer tus criterios.

Un saludo Bea

Anónimo dijo...

Comprendo, posiblemente todavía ando atrapado en la idea matriz de que para obtener algo he de hacer algo, aunque puedo separar la actitud de indagación que nace en uno y se expresa sin saber donde llevara la llamémosle "Pulsion de indagación", que en tu caso concreto es lo que compartes, que resumes en el abandono de la idea de ser un pequeño cuerpo_mente, esto es lo que entendido.

Posiblemente se ha romper la inercia de que cuando leo, no estáis explicando procedimientos que buscan el abandono de la idea de ser un cuerpo pequeño.

En fin esto lo detallo por que puede ser un indicio de algo, de ese rompimiento.

Gracias por tu Blog y por tu tiempo Bea..

Juan Manuel

Cristina dijo...

Beatriz, soy una aficionada lectora, de tus articulos..infinitas gracias por compartirlo..tu blog es para mi..una gran compañia..El pan compartido tiene mejor sabor...Alejandro J.

José Manuel dijo...

Gracias Bea, esas certeras preguntas son las que pueden hacer que la Realidad se revele así misma.
Un abrazo.

Beatriz Moro dijo...

Gracias Cristina... por compartir este pan... y gracias Jose Manuel, por compartir las mismas preguntas..
Un abrazo Bea

QUEOQUINA dijo...

Como siempre Bea tus entradas son agua fresca, recibe un abrazo.

aviló dijo...

Mi querida Bea, siempre me emocionas. ¡Que claridad y que frescura!.

"Un objeto funcional que aparece en la conciencia", es una definición perfecta.

Un abrazo, guapa y simpática Bea.

Beatriz Moro dijo...

Queo y Tina:
gracias a vosotras por por vuestros ánimos y por vuestra presencia.

Un abrazo Bea

Goyo dijo...

Gracias Bea por esa reflexión sobre la Realidad. Normalmente cuando el ser humano utiliza la palabra realidad se refiere a su realidad personal y por ello siempre encuentra en definitiva su propio reflejo y no se da cuenta que el camino es la misma meta.

Como tú muy bien dices inventamos un tiempo y un espacio para lograr metas psicológicas o espirituales y con ellos vestimos a una persona en la búsqueda de sí mismo. Es como si el ser humano hubiera inventado un juego en el que ha quedado atrapado sin saber cómo salir del mismo y cada vez que tira el dado o mueve ficha es para enredarse en sí mismo.

La Realidad de la que tú hablas es algo común a todos y a todo, y por eso es hermoso que alguien nos muestre algo que compartimos y que nos hace estar unidos. En dicha realidad no existe ese tiempo de logros, ni de búsquedas, es más bien un tiempo de quietud, de continuo crecimiento y cambio, de observación y atención, de creación y de amor.

Un abrazo, corazón.

Goyo dijo...

Hola Bea,

Hace tiempo que no sabemos nada de ti y a decir verdad se te hecha de menos.

Solamente decirte que queremos sentirte y sentir contigo, ser participes de esta locura que es el vivir, compartir juntos nuestras luces y nuestras sombras y aprender... darnos cuenta... y crecer como seres humanos en esta jungla sin piedad.
Un Abrazo

Beatriz Moro dijo...

Hola Goyo:
Gracias por tu amabilidad.

Está bien que me recuerdes que tengo "reposando" el blog, pero no debido a nada especial,sino porque quizá ese es el ritmo apropiado, dado que las cosas sólo van saliendo en la medida que van estando maduras.

Además, aparte del blog, también está facebook, al que te animo que te unas.
Te sorprenderá la cantidad de gente que te vas a encontrar con ganas de compartir este camino y sus vivencias. Creo que es un medio muy vivo y muy ágil para intercambiar opiniones y ver cosas muy interesantes.
Cuando tengas tu cuenta, mándame un correo para saber el nombre y así podemos contactar.

Ahora en primavera también dedico un poco más de tiempo a una pequeña huerta que tengo y a disfrutar con los colores y los olores del campo y del mar.

Un abrazo Bea