sábado, 10 de noviembre de 2012

Un poco de armonia, porfa...



Dice Nisargadatta que antes de establecerse en el Sí Mísmo Satwa, la guna de la estabilidad y de la armonía debe de ser conquistada.









Porque satwa es esa energía que equilibra y ordena al poner a la mente al servicio del SER, y no de lo que quiere y le gusta, como esta acostumbrada. 
Por eso Satwa aporta lucidez a las ideas.... reorganiza las energías dispersas.... y hace desaparecer las luchas entre lo mío y lo tuyo, al no dejar que el pensamiento ponga en marcha sus enredos habituales en busca del provecho propio,  claro;  ni que las  emociones negativas aparezcan reavivando sus tendencias destructivas y distorsionantes.

Satwa es una luz que aporta claridad a la mente para que trabaje a favor de la verdad, de la rectitud y de la honestidad y que hace despertar nuestra Conciencia y nos devuelve a nuestro estado natural.

Nos preguntamos a menudo ¿como hacer que eso permanezca en nuestra vida, para poder hacer de ella algo hermoso y digno? Pero lo cierto es que ya está presente y haciéndose notar en cuanto barrérmos los obstáculos en forma de deseos o temores incorrectos y de maneras de pensar y sentir que sólo miran para lo propio, teniendo en cuenta el beneficio propio.

Porque en cuanto soltámos todo eso.... satúa modela nuestra vida al servicio de lo bueno, lo bello y lo justo. 

 

2 comentarios:

Caminante Willy dijo...

Gracias Beatriz, por el recordatorio tu siempre clara ampliación!

Me atrevo a agregar, que cuando Maharaj habla de "conquista" se refiere a que todas esas virtudes que enumeras, deben ser realmente apreciadas, sinceramente deseadas por nosotros, como alguien que se está asfixiando y anhela una bocanada de aire!

Como dicen Satwa está siempre alternando en nuestra vida, pero tantas veces ignorada y otrora temida, no llegamos a sostenerla consciente-mente!

Gracias por recordarnos una vez, quienes somos cuando no somos una cosa más... entre tantas!

GRACIAS POR TU LUZ!

Beatriz Moro dijo...

Gracias Willy por tu buen apunte. Un abrazo