martes, 10 de noviembre de 2009

¿Y yo que hago aquí?



Siempre me ha gustado este dibujo, porque me sugiere y me hace recordar, que al igual que el gato dentro del calcetín no puede de ninguna manera expresar toda la amplitud y riqueza de su naturaleza, ni conocer un mundo real, así le sucede también a esa Conciencia que soy, cuando pretendo que viva condicionada dentro de los estrechos límites del calcetín de la mente.

8 comentarios:

sankaradas dijo...

Hola Beatriz.

Bonito dibujo y buena interpretación. Una versión clara y moderna de la cueva de platón.

namasté.

Delia Regina dijo...

Sí, ese dibujo expresa claramente la situación en la que estamos debido a los condicionamientos impuestos por la programación social y religiosa. A veces preferimos la falsa seguridad de la prisión a la aventura de lo desconocido, todo esto cae cuando dejamos de identificarnos con la mente.
Gracias por tu aporte y tu lucidez.

Un abrazo.

Beatriz Moro dijo...

Pues sí sankaradas, recediendo....., recediendo...., y dejando atrás no sólo la mente sino tambien todo este estado de consciencia, de "yo soy", hasta descubrir ese sol, que es lo absoluto y real.

Un abrazo Bea

Beatriz Moro dijo...

Hola Delia Regina

Me alegro de que lo menciones, porque a mí tambien me ha sugerido lo mismo.

Gracias
Bea

Z. dijo...

Hola Bea! Precioso y alegórico dibujo! Si sabemos que es un calcetín soñado todo parece volver a su lugar, el gato vuelve a su libertad de siempre, o a lo mejor sólo está jugando a estar prisionero, :) está muy bien!
Gracias Bea!!
Un abrazo.

Angus dijo...

Un dibujo lleno de poesía.

Beatriz Moro dijo...

Hola Z:

Muy buena interpretación.....al fin..todo juego...

Un abrazo Bea

Beatriz Moro dijo...

Un saludo Angus..

es interesante la riqueza que se puede sacar de las distintas interpretaciones cuando la mirada es profunda....