domingo, 20 de diciembre de 2009

Vivir sin esfuerzo (Nisarga Yoga)



Yoga Natural

Una vida vivida meditativamente, en presenciación plena, es por sí mísma el Nisarga Yoga. Que usted viva no es lo que importa, lo que importa es cómo vive usted. La idea de la iluminación es de suma importancia. El solo hecho de saber que hay tal posibilidad cambia por completo la visión de uno. Actúa como una cerilla encendida en un montón de serrin. El sol de la verdad permanece oculto detrás de la nube de la identificación de sí mismo con el cuerpo. (Nisargadatta)

Cuando a uno le toca el corazón esta verdad expuesta por los maestros, se suele pensar ¡que fácil!, ¡ya está!, ¡no hay nada que alcanzar!, ¡yo ya soy lo que soy!, ¡no dejaré nunca más que "esa nube de identificación" me robe mi dicha natural!, pero al siguiente momento me veo encarando el problema más acuciante dentro de este "camino espiritual" , que es esa división que parece existir entre lo "que he comprendido" y su puesta en práctica en el vivir diario.

Los grandes sabios nos remiten constantemente a nuestra esencia, nos dicen una y otra vez que no somos lo que creemos ser, que nuestra naturaleza real está más allá del mundo de los opuestos, que descubramos y nos estabilicemos en esa luz que hace posible todo, la de SER, AMAR y CONOCER (SatChitAnanda) que se manifiesta produciendo orden y armonía en todos los aspectos del vivir y que calma las energías dispersas entre tanto pensamiento o emoción.

Eso que percibo con facilidad desde la quietud o el silencio, desde lo que puedo llamar meditación o contemplación, me permite también ver aparecer superpuestos esos vehículos que la conciencia necesita para expresarse en el mundo: el cuerpo con todos sus sentidos y la mente con los pensamientos y las emociones y su constante movimiento entre el placer y el temor.


Permanecer en la posición de testigo, en "esa dimensión de Ser", que es la presenciación, trae consigo un gran poder y despierta energías profundas que no permiten que eche raíces esa persona creada a base de memoria y formada por la vieja "historia de mi vida", pues la vida sólo sabe de totalidad, de amor todo abarcante y afectuoso desapego, y no de las divisiones y luchas que crea el personaje.

Está comprensión que funciona en la tranquilidad, cuando los sentidos se han interiorizado, se me escapa en cuanto en la vida diaría cualquier acontecimiento imprevisto y la propia relación con el mundo de los opuestos, hacen que "el personaje", la idea de ser algo individual, y por lo tanto, la inconsciencia, vuelvan a aparecer, y la mente retoma otra vez las riendas juzgando, dividiendo y separando.

Y la unidad se convierte en división entre lo mío y lo tuyo, el amor se oscurece entre los fantasmas de la mente, y el afectuoso desapego en deseos con toda la lucha que supone el querer satisfacerlos.
No es el experimentar lo que exclaviza, sinó la identificación con ese experimentar que me lleva a creerme la autora y hacedora de mi vida.
Cuando soy consciente de esa esclavitud que supone vivirme como un ser individual y pretendo abrirme a otra forma de vida en donde el universo esté incluido, se me plantea el siguiente paso:

¿Como puedo actualizar eso en mi vivir diario?
¿Como puedo vivir la vida sin dividirla entre lo que me gusta y lo que no?
¿Como puedo fluir con "lo que es"?

El fruto debe madurar. Hasta entonces debe de continuar la disciplina, la vida en la presenciación. Gradualmente la práctica deviene cada vez más sutíl, hasta que deviene enteramente sin forma. (Nisargadatta)

La Presenciación; la atestiguación, esa es una efectiva herramienta, una herramienta bien simple, pero que exige entrega y voluntad, vivir como lo que realmente somos, vivir en el SER.
Con esa comprensión de :
Porque yo Soy, todo lo demás aparece, y lo que aparece, aparece porque yo Soy.

Y con humildad, pues mientras haya identificación con la forma, se que seguiré expuesta a sus limitaciones e inconsciencia, pero con la derterminación de establecerme en esa nueva forma de vivir como conciencia-presencia, soltando resistencias a lo que llega inesperado, abierta a "lo que es" en cada momento y permitiendo que las respuestas fluyan desde el lugar adecuado, no desde el ego.

Y en el silencio de una mente que no permite ya al parloteo, ni se recrea en la imaginación, ni se enreda en la memoria, porque ya actúa esa comprensión de que la vida es diversidad, es cambio y es impermanecia y por lo tanto se contenta con todo lo que llega por un igual.

Y de esta manera, lo que había descubierto en la quietud y cuando todo estaba sosegado, empieza también a funcionar en el mundo de la relación y cuando hay que afrontar los retos o los conflictos de la vida.
Porque es esta pasión por la verdad la que pone en marcha esta amorosa atención a reconocer los viejos hábitos para que sean disueltos a la luz de la conciencia, y vigila que las acciones o palabras
que fluyen a través de mi forma lleven la lucidez que corresponde.


Y el resto, simplemente, dejaré que ocurra....

No hay nada de malo en la dualidad mientras no crea conflicto. La multiplicidad y la variedad sin pugna es dichosa. En la consciencia pura hay luz. Para el calor se necesita el contacto. Por encima de la unidad del ser está la unión del amor. El amor es el significado y el propósito de la dualidad (Nisargadatta)

13 comentarios:

Z. dijo...

Hola, Bea, buenas noches: Curiosamente, la cita que encabeza tu escrito de Nisargadatta la recordaba perfectamente pues igualmente me causó un impacto.

Hermoso todo cuanto cuentas y es además la experiencia de nosotros los buscadores: aprendemos e intentamos llevarlo a la práctica, ser coherentes con lo que aprendemos de nuestros Sabios Maestros. Y también nos transmiten una contradicción ex profeso: quién es ese que va a llevar a cabo la práctica? Existe verdaderamente?.

En definitiva, Nisargadatta también dice: "El espejo no puede hacer nada para atraer al sol. Sólo puede mantenerse brillante. Tan pronto como la mente está dispuesta, el sol brilla en ella."

Gracias y un abrazo!

(Por cierto voy leyendo la recopilación de la Esencia de Nisargadatta de tu entrada anterior, muy útil e interesante)

arianna dijo...

Hola Beatriz, hoy me ha pasado algo diferente a tí ( por lo q. intuyo en tu exposición tan extensa y real como la vida misma) no he querido entrar en el juego de mis pensamientos que me han jugado una mala pasada, mejor dicho han querido hacerlo
mi dia ha sido estupendo me encontraba en perfecta armonía sorteando algún obstáculo y de pronto
!zas! aparece una piedra enorme con uno de mis hijos, ahí me he desequilibrado, cuando todo se iba a ir al traste pensé... retomé enseguida, acepté lo q. se me venía encima y le di la batalla como ganada, no entré en su juego, acepté mi derrota, la de mi mente, mi ego de nuevo sobornándome para al fin mo conseguir su propósito, llegó de nuevo el orden y la armonía a mi corazón
ya era un simple testigo, ya todo quedó en orden

Agradezco todo lo q. me sucede, es parte de mi aprendizaje

Estupendo tu comentario, gracias por ello
un cariñoso abrazo

Soledad dijo...

Hola, Beatriz. Efectivamente, el solo hecho de saber que existe esa posibilidad cambia la vida para siempre.
Gracia sobre gracia.

sankaradas dijo...

Hola Beatriz.

Ah! el gran Nisargadatta.
Toda su enseñanza está llena de sabiduría, un gran maestro a la vez que un gran filosofo. Difícil de encontrar.
Felices fiestas Bea.

Namasté.

Beatriz Moro dijo...

Gracias Zenara, por tus precisas puntualizaciones... ¿quién lleva a cabo la práctica?, esa pregunta siempre nos va a servir de poste indicador.

Felices Fiestas y un abrazo

Bea

Beatriz Moro dijo...

Querida arianna:

Gracias por compartir estos pequeños sinsabores que nos presenta a menudo la vida y que cuando nos cogen "dormidos", desde la inconsciencia, sólo sabemos reaccionar impulsivamente y anadir más confusión a la que existe.

Es una bendición que ya hayas podido salirte del juego del ego en estas situaciones conflictivas y constatar como el permanecer en esa Presencia que somos, que es tambien amor, y un poder que como bien dices, aporta lucidez a las situaciones y reconduce unas energías, que de otra manera sólo serían destructivas.

La relación, la conviviencia nos está "examinando" constantemente, y en ella tenemos la oportunidad de aprender, de descubrir todo aquello que todavía no hemos soltado, en forma de ideas, de expectativas...

Te deseo ánimo, perseverancia y suerte..
así como que disfrutes de estos días de Fiestas.

Un abrazo Bea

Beatriz Moro dijo...

Hola Soledad:

También yo creo que este es el mayor regalo que se nos ha podido dar, haber tenido acceso a este "conocimiento", al evangelio de la iluminación.

Gracias y que disfrutes de una Feliz Navidad.

Un abrazo Bea

Beatriz Moro dijo...

Amigo Sankaradas:

Gracias por compartir y que disfrutes de unas Felices Fiestas.

Un abrazo Bea

gb dijo...

Buenos días BEATRIZ

Es en el día a día, en como hacemos las cosas, donde se tiene que SER, no estar meditando un rato de vez en cuando y el resto del día, mes o año "pisando los geranios" que decía mi abuela,

SOMOS constantemente, démonos cuenta de ESO igualmente a cada instante, esa es nuestra meta y también es mi DESEO, que así sea para TI y para TODOS, en el nuevo año que comienza.
namasté

pranava das

Beatriz Moro dijo...

Querido gb:

Yo también desde el SER, te deseo todo lo mejor para este nuevo año.

Gracias y un abrazo

Bea

Delia dijo...

Hola Beatriz:

Agradezco tu visita y la suerte de haber conocido este "pasito a pasito" que nos vas regalando en tus entradas.

Desde estas demasiado calurosas fiestas te envío mis mejores y cálidos deseos.

Un abrazo.

azul dijo...

Hola Beatriz

Pasito a pasito voy leyendo las entradas de tu magnífico blog, gracias por compartir!

Felices fiestas.

Namasté

Un abrazo.

Beatriz Moro dijo...

Hola Azul:

Gracias a tí y bienvenida a este espacio que es de todos..

Felices Fiestas y un abrazo

Bea