domingo, 28 de marzo de 2010

Reflejos






Aprenda a mirar sin imaginación y a escuchar sin distorsión.

El amor y la luz son impersonales, pero se reflejan en la mente como conocimiento y buena voluntad.
(Nisargadatta)



En esos paseos habituales por la orilla de la ría que hay cerca de mi casa, no dejo de maravillarme ante la nitidez de los reflejos que se producen en sus aguas los días plácidos y tranquilos.

Unos reflejos que parecen reproducir fielmente la realidad, pero que se alteran al menor movimiento..., ¡son tan frágiles y dependen de tantas cosas!... de la luz..., de la brisa..., de los alegres y bulliciosos aterrizajes de los patos...de las estelas que dejan los cisnes en sus elegantes desplazamientos.....de los saltos de los peces que juegan a descubrir la superficie... y sobre todo, dependen de la mirada del espectador.

Estas tranquilas contemplaciones de la naturaleza con sus ritmos habituales parece que inducen a comprender el movimiento del condicionamiento en el ser humano, para ir más allá de él y encontrar su origen.

Y al igual que se observan los reflejos en el agua de la ría moverse a la menor interferencia , podemos observar el movimiento de la mente cada vez que aparece un pensamiento, cada vez que se despierta una emoción, ya sea positiva o negativa, cada vez que surge la memoria del pasado o cada vez que nos vemos proyectándo un futuro siempre imaginario.... . Podemos observar como aparece todo eso en el plano de la mente... pero como ya hemos descubierto el carácter evanescente y transitorio de todo ello, dejamos que se presente y que vaya pasando sin sentirnos inducidos a cambiar nada.... sólo constatando.., constatando lo que el movimiento del condicionamiento universal provoca en nosotros cuando nos roza en su constante ir y venir.

Ese centro de percepción que mira al movimiento de la mente sin el menor interés en cambiar nada, ni adquirir nada, ni siquiera crear una imagen del que mira, va a permitir que ese espacio limitado por el condicionamiento se reabsorba en si mismo y se descubra como un centro incondicionado e impersonal, Atención Plena, Presencia lúcida en donde el Silencio se descubre como su fuente.


La quietud que sobreviene no significa que hayamos tenido que destruir o menospreciar la mente, sino que hemos descubierto sus funciones y sus limitaciones y por lo tanto sabemos cuál es su utilidad, para a partir de ahí , movernos en nuestras relaciones con ella en suspenso, con el ego relajado, desde ese estado de amor y humildad que nos permite permanecer entre lo condicionado desde una inteligencia incondicionada.

Y si observamos el cuerpo podremos percibir de que manera se ven reflejados en él los miedos y los conflictos puestos en marcha por una mente fragmentada y desintegrada, creando bloqueos y contracturas que le están impidiendo disfrutar de una respiración y una relajación adecuadas y de que la energía fluya hasta llegar a cada una de sus células con su savia sanadora .

Sensibilizárnos del cuerpo nos pone en contacto con esa energía que lo anima y que sobrepasa sus límites, expandiéndose en el espacio mucho más allá de él y que nos conducirá hasta participar de esa vacuidad que se produce cuando se desmonta la existencia de un yo.

Y este es el gran reto que se nos plantea en nuestro día a día.
Si habiendo comprendido el entramado de esa mente que sólo sabe de adquisiciones, ya sean materiales o espirituales, trayéndo conflicto y confusión a nuestro interior y de haber visto como funciona toda la estructura del condicionamiento humano, sabremos mirar hacia todo eso que es condicionado por la forma, con la misma mirada desapegada y amorosa que miramos los reflejos en las aguas cristalinas para movernos entre todo ello con la inocencia y placidez de un niño.

Hemos estado demasiado tiempo ocupados en cambiar el reflejo, lo condicionado, pero la claridad y el desapego pondrán en marcha esa atención acogedora y sin objeto, que nos permite descubrirnos como un centro de Conciencia no-condicionado, impersonal, que es testigo de la mente.

Nos lo recuerda Nisargadatta cuando dice:

Usted no puede cambiar la imagen sin cambiar la cara. Primero dese cuenta que su mundo no es sino reflejo de usted mismo y deje de encontrar faltas en el reflejo. Ponga atención en usted mismo. Corríjase mental y emocionalmente. Lo físico seguirá de modo automático.

El reflejo de lo real en toda su pureza, el Testigo, depende de las condiciones de la mente. Donde predomina la claridad y el desapego surge la Conciencia Testigo.

16 comentarios:

arianna dijo...

Querida Beatriz: me quedo con esta enseñanza: Primero dese cuenta que su mundo no es sino reflejo de usted mismo y deje de encontrar faltas en el reflejo. Ponga atención en usted mismo. Corríjase mental y emocionalmente. Lo físico seguirá de modo automático.

me gustaría pasear contigo por la orilla de la ria , saborear el paisaje y sobre todo escucharte, si se pudiera hablar ante tanta maravilla, creo sobrarían las palabras, pero así de pronto mientras te leia lo imaginaba y me trasladé hasta alli

Siempre espero tus entradas claras sencillas y transparentes como ese reflejo del que hablas
es un gozada leerte amiga

Recibe mi agradecimiento y un cálido abrazo

siempre el silencio, de nuevo el silencio, lo abarca todo

Beatriz dijo...

Gracias arianna por el cariño que pones en todos tus comentarios.
Todo es reflejo de lo que somos..

Ya sabes, cuando vengas por Coruña, dímelo y me encantará compartir esos paseos contigo..

Un abrazo Bea

arianna dijo...

Gracias Gallegiña

Joy dijo...

Claridad en el mensaje, querida Beatriz!

Siempre nos quejamos de la imágen que vemos en el espejo, sin tomar conciencia de que no es más que nuestro reflejo, y que por mucho que cambiemos el formato del espejo, o queramos destruírlo...la imágen seguirá siendo la misma.

Basta con poner una sonrisa en nuestra boca y la imágen nos lo agradecerá.

Mi gratitud por el recuerdo y un abrazo grande.

Beatriz dijo...

Querida Joy:

Cuanta razón hay en que somos responsables de la fealdad de nuestras vidas.

Cambiemos nosotros y cambiará la imagen. ¡Perdemos tanto tiempo esperando vanamente lo contrario..!

Felicidades por tu blog y gracias por compartir tu alegria.

Un abrazo Bea

Z. dijo...

"Hemos estado demasiado tiempo ocupados en cambiar el reflejo, lo condicionado, pero la claridad y el desapego pondrán en marcha esa atención acogedora y sin objeto, que nos permite descubrirnos como un centro de Conciencia no-condicionado, impersonal, que es testigo de la mente." Gracias por estas reflexiones surgidas del silencio para el silencio. Un abrazo e imagino esa hermosa ría llena de reflejos.

FURIA DEL LAGO dijo...

Esa mirada desapegada y amorosa, Beatriz, me mueve a escribirte para resaltar la gracia que emana de tu contemplación.
Hermoso paseo, gracias por compartirlo.
Un cálido abrazo...

Beatriz dijo...

Querida Z y Furia del Lago, gracias a vosotras por enriquecer y compartir este espacio, que no pretende nada pero que es un reflejo honesto de este proceso de discernimiento al encuentro de la verdad.

Un cálido abrazo

Bea

Juan C. Acosta Redón dijo...

Cuantos días han pasado desde el 28 de marzo...
Sabes que intenté leer este post cuatro veces y no podía concentrarme en el, pero a la vez presentía algo muy importante en él como mensaje que debía descifrar y me costaba.
HOY, al fín, me ha llegado la comprensión de toda esta enseñanza que aún, a pesar de lecturas, no había dilucidado con claridad.
Ahora, estoy felíz, porque dí un pasito adelante gracias a tu Amor y la claridad con que explicaste algo que es tan importante.
Me siento liberado de antemano de situaciones cotidiana con las cuales aún lidiaba y desde ahora, tempranito, ya no más.
Comprendí como MIRAR hacia afuera y como OBSERVAR los movimientos y emociones que produce aquello que me condiciona.
TE AGRADEZCO DE TODO CORAZÓN por este entendimiento que es como una GRAN LLAVE para caminar lo cotidiano.
Ahora será vivir el presente... y observar sin modificar ni subirme a caballito de mis pensamientos que a la vez me condicionan y no me dejar avanzar en claridad, ahora SÍ, intentaré ser el testigo de la mente.
"Pasito a pasito".

Desde mi corazón.

Te saludo con las manos juntas.

Om. Shantí.

Beatriz dijo...

Hola Juan Carlos , es una alegría ver el entusiasmo con que vas haciéndote consciente de esa lucidez que ya siempre está con uno y que desde el momento que se sabe situar a la mente, se hace manifiesta.

Me agrada tu honestidad. A mí también me suele ocurrir que en algunas ocasiones la mente se me resiste, mientras que en otras sin embargo, todo parece fluir con facilidad.

Todo tiene su estación, es bueno dejarlo que florezca cuando le llegue su tiempo.

Gracias por tu amabilidad.
Con todo el cariño Bea

Teresa dijo...

Querida Beatriz,

En estos días de procesos propios y asistencia de los ajenos tu entrada viene como anillo al dedo.

Me quedo con aquello de dirigir la atención hacia uno mismo para transformarse y desde la claridad y el desapego dejar emerger la pureza real del Testigo.

Gracias por tus reflexiones siempre profundas y luminosas.

Un abrazo muy fuerte.

Beatriz dijo...

Gracias Teresa.

Antes de todo este estallido de los sentidos que provoca la primavera, siempre es un buen momento para observar de que manera el interior y el exterior se unen...

Un abrazo Bea

Santosham dijo...

estoy tan seguro del pasito a paso de la Conciencia colectiva, que en el futuro las palabras de Marahaj se estudiaran de forma regular en los colegios secundarios de todo el mundo.

un saludo

Yamil dijo...

"Un espejo, un reflejo; el de nosotros mismos"
Atencion e intencion para lograr la quietud que nos permita contemplarnos como parte del universo. Gracias por la reflexion!
Abrazo gigante! Paz y luz!

Beatriz dijo...

Querido Santosham:

Yo también espero lo mismo que tú.
Dependerá de todos nosotros dar ejemplo y fe de ello, para hacer asequible y natural lo que hasta ahora estaba reservado a unos pocos.

Bienvenido y un abrazo Bea

Beatriz dijo...

Gracias Yamil por tu precisa reflexión.

Un abrazo Bea