jueves, 27 de diciembre de 2012

La belleza de lo cotidiano

Vemos como los hábitos y condicionamientos de la mente que aún no hemos encarado, se interponen creando nubes llenas de imaginación, temores, ansiedades y prisas, que ocultan la armonía subyacente de nuestra naturaleza esencial y nos distraen de la presencia consciente en cada momento.


A veces, preferimos esconderlas para no verlas. O buscamos lugares idílicos que nos hagan olvidarnos de todo aquello que no nos gusta. Pero las cosas nunca se solucionan cuando queremos dar un paso, antes de limpiar el anterior. Dice Nisargadatta: Recoja su basura es una ley universal y parece ser una ley muy justa.

Cuando entendemos que la espiritualidad no sólo no permite evitar la parte de la vida que no nos gusta, sino que al contrario nos invita amorosamente a descubrir el porqué de este hecho,  empezamos a darnos cuenta de que realmente vivimos identificados con el movimiento de la mente y con el contenido de nuestras vidas. Y que mientras eso es así, el resultado siempre es el sufrimiento y la resistencia.


Así que para que nuestra naturaleza real y su inteligencia innata se puedan transparentar en cada acto, por insignificante que parezca, hay que dejar atrás las demandas y estrategias del ego, y purificar la mente en una completa entrega a la vida. Y así nuestra comprensión se expresa en la práctica y se contrasta en cada hecho de la vida. 
Y entonces sentimos que la paz, la alegría, el amor o la bondad que emanan de nuestro interior, muestran la dimensión de la lucidez.

Sabemos ya que toda comprensión debe de buscar expresarse en la práctica, Por eso es tan importante mantenerse atentos y lúcidos en cada acción, para que nuestros actos reflejen nuestra realidad interior.

Y deja de tener sentido entonces realizar las tareas a toda prisa de forma automática e impulsiva, para querer hayar después un respiro en la meditación o con algunas lecturas inspiradoras. Y no es que eso no sea también importante, pero cuando hay madurez en el entendimiento, el siguiente paso, ya nos conduce a convertir nuestra vida en meditación.

Y cualquier actividad que llevemos a cabo, por pequeña o poco valorada que sea, ya es expresión de nuestro Ser, lleva nuestro sello, el sello de nuestra realidad.

Y así hacer la compra, la comida, ducharnos, comer, ir al baño, conducir el coche, ....el blog, facebook, las llamadas telefónicas.... dejan de ser actos repetitivos y mecánicos, para vestirse con la belleza que emanan los actos conscientes. Impregnados de la inteligencia y el poder de la vida.


Y además, para bien de todos, liberamos tanto a nuestro cuerpo, como al del universo, de los fogonazos a los que los que los sometíamos con nuestras prisas y ansiedades. Y armonizados ya con el fluir de la vida, descubrimos otra forma de vivir, en donde, tímidamente, comienza a hacer acto de presencia el calor y la armonía del Amor.


Y aún así, nos encontraremos de vez en cuando, con situaciones en donde se actualizan sucesos que por inesperados, impetuosos o difíciles, nos plantearán otros retos.
Tendremos que estar alertas en esas circunstancias, para saber pararnos y atestiguar que lo que aflora, son los estados negativos asociados a ciertas emociones, que toman la
forma de crispación, visceralidad, impulsividad, insatisfacción, preocupación, frustración...
Pero mientras permanezcamos conscientes, sin olvidar nuestro espacio interior, la conciencia impersonal que en todo momento somos y en donde todo eso aparece, impediremos la aparición de ese “pepito grillo” del ego que se alimenta y vive a costa de ellos.

Si estamos realmente tan hartos de nuestro exceso de visceralidad, de emocionalidad o de imaginación, hay que encontrar la manera de que dejen de seguir llevándonos al huerto.
Siempre tenemos la buena ayuda de la respiración. Porque al respirar relajada y conscientemente podemos calmar las energías dispersas y poder dar entrada a otro tipo de cuestionamientos como:
¿A quién le sucede todo eso? ¿que hay más allá del mundo emocional?¿Quién es el que rechaza? ¿Quién es el que disfruta?


Para dejar traslucir el Amor, la Paz y la Belleza de nuestro Ser, hay que ser despiadadamente valientes y no admitir la entrada a los viejos hábitos que las obstruyen: juicios....,criticas...murmuraciones....falsas elecciones... todo eso que acepta y acoge sólo la parte de la vida que es de nuestro agrado... porque entonces seguiremos envueltos en el mundo de las ideas y de la imaginación. Y esas ideas y esa imaginación son las que construyen y alimentan al falso personaje que se cree distinto y separado y que impide ver la unidad y la belleza del universo expresándose a través de todos, aunque de distintas maneras.


Una belleza que está presente en cada hecho.... en este mismo instante... Mientras leemos esto....en el cariño con que se pulsan las teclas del ordenador......en el motivo que impulsa a contactar con ese amigo ausente...... Está presente en cada acto en donde las estrategias del ego quedan en suspenso y se trasparenta la Verdad y la Inteligencia de la Vida.


No es cuestión, por lo tanto, de lo que hacemos o dejámos de hacer, sino de que el hacer vaya impregnado de la belleza de la vida. Y para ello no hace falta mucho...., solo tener la humildad de abrir el corazón y empezar a soltar la cabeza.


Yo seguiré practicando ahora....mientras paso el aspirador....


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde hace tiempo he intuido/corroborado que nos sobrevuela una inteligencia vital que se materializa a través de las experiencias, sutil, agazapada, siempre en la oscuridad,... espera paciente a caer sobre nosotros, nos tiende una emboscada. Cualquier astibo de vanidad, de seguridad basada en un conocimiento no vivo que nos infle, de algo que nos haga creer que estamos mas lejos de nuestra realidad que suele ser mas timorata y ridícula que lo que imaginamos, ya sea en bondad, paciencia, iluminación/despertar, gracia o sabiduría, nos da un tortazo devolviéndonos al lugar que nos corresponde. Bendita hostia sagrada, que cuando creemos saber, acabamos no sabiendo nada. Pero corroborar estos patrones también son una gran alegría a pesar de toda lagrima, nos tiene en cuenta, nos ayuda, demostrado que el misterio son nuestras alas, y las piedras en el camino la única ayuda real. Esto nos devuelve la humildad, por que "Dios si aprieta e incluso ahoga".....

El Advaita es una apuesta muy alta para apoyarse en creencias e información de segunda mano. Sip,...i hay que leer, reflexionar, e incluso tener cierta Fe, pero mejor decir aquello de "Yo solo se que no se nada"..., despierta la atención, el estado de alerta, ambos aliados del silencio....

Evolución inteligente. El espíritu esta vivo y nos mira como un depredador.

Juan_Ma, tropezando luego cabalgando

Siria Grandet (Armonizando tu vida) dijo...

Hermoso Beatriz! Coincido contigi... Te envío un fuerte abrazo.

aviló dijo...

Magnífica exhortación, Bea.

Con cuanta frecuencia nos abandonamos a discusiones filosóficas cargadas de euridición libresca, sin que hayamos tenido el menor atisbo de lo que supone su experiencia práctica.

La vida Es momento a momento y se desarrolla, muy a pesar nuestro, sin nuestra intervención. De ahí que la única opción es fluir con ella sin traza alguna de importancia personal, tomando conciencia de que no sabemos nada ya que todo saber formulable es sólo ignorancia. Esta es la única vía para clarear las zonas oscuras de las que hablas de modo que se trasluzca en los actos cotidianos.

Me encanta, Bea.
Un abrazo.

Beatriz Moro dijo...

Parece que el problema que ha habido en blogger, que ha tenido desactivado el blog durante todo el dia, ha provocado también la desaparición de los comentarios.
Gracias a los que habíais participado y siento lo que ha pasado.

Bea

Delia dijo...

Así es Bea en esos días era imposible dejar un comentario y a veces no se podía acceder al blog, ya solucionado acá estoy disfrutando de esta hermosa entrada que más bien bien se parece a un remanso de frescura y paz...comparto cada una de tus reflexiones... "lo cotidiano, lo de cada día y cada vez, acerca y descubre la maravilla de ser" ese es el lema que elegí en mi blog, ese es el maravilloso y primer descubrimiento que me trajo la meditación. Tus palabras, tu manera de reflejar la realidad reivindican todo el amor que la cotidianeidad nos trae y la convierte en el acontecimiento que nos abre a lo que ES.
Gracias Bea, un enorme abrazo.

Beatriz Moro dijo...

Gracias Delia por tus explicaciones, como siempre tan directas.
A mí a veces me parece que la gran "ventaja" que nos aporta la cotidianidad para esa apertura a Ser, que comentas, quizá sea que en ese discurrir de las labores comunes, precisamente por su simpleza, uno deja atrás cualquier idea de alcanzar nada y hasta la idea del buscador. Y esa parada es la que trae la magia del despertar.

Un cariñoso abrazo Bea

Goyo dijo...

Gracias Bea,

Por una entrada tan hermosa, llena de ternura hacia esos seres humanos que como niños inocentes se mueven en un mundo desconocido.

He leído tu entrada varias veces y cada vez encuentro en ella un mundo de observaciones que hacen de esta vida algo claro y hermoso, y uno se siente alegre de participar de esta fiesta que es la vida en cualquiera de sus apariencias y en este caso en la sencillez de lo cotidiano.

Gracias Bea.

Un abrazo

David dijo...

Me encantó la entrada y sobre todo el comentario de aviló. No puedo con los comentarios filosóficos ni románticos del que lleva las vestiduras del "yo se de esto.

dijo...

"Recoja su basura es una ley universal y parece ser una ley muy justa."

Esta semana leía esta frase en "Yo soy eso" y me hizo mucha gracia.

El artículo me ha gustado mucho, felidades