miércoles, 9 de abril de 2014

Es tiempo de primavera, es tiempo de renovación



Es tiempo de primavera...., de renovación. Es tiempo de despertar nuestra savia interior, y ver como nos viste con un nuevo traje. Es tiempo de abandonar las oscuras noches del invierno, que nos mantenían hipnotizados en medio de cuentos e historias de nuestro pequeño espacio personal,  y dejar que la luz de nuestra Conciencia inunde de claridad esta nueva estación.



Es tiempo de compromiso con nosotros mismos, que es lo mismo que decir compromiso con la humanidad, porque en nosotros está contenida la humanidad entera. Y sentir como emerge y florece la savia de nuestra esencia. Abandonando los pesados ropajes del pensamiento condicionado ...y sin llevar arrastro las viejas heridas o resentimientos....porque solo así podemos empezar a respirar y descubrir en cada instante la maravillosa sabiduría de la vida.


Una sabiduría que no nos es ajena, que nos corresponde. Porque al igual que cada semilla contiene en sí la información de su especie, en cada uno de nosotros esta contenido el amoroso saber del universo entero. Sólo tenemos que permanecer despiertos y saber escuchar....



lunes, 17 de marzo de 2014

Mas allá del tiempo...



Siento que el tiempo de las fatigas ha pasado....Que el tiempo de perseguir los sueños y quimeras de una mente despistada, están llegando a su fin, porque ya no hay nadie detrás que lo demande.

......Y ahora aquí estoy....en armónica comunión con la vida....presenciando en silencio el discurrir de los aconteceres.....y en PAZ conmigo misma...., y por lo tanto en Paz con todo.... saboreando la eternidad de este instante, mientras que la fresca brisa de la mañana me acaricia el rostro, y el jilguero saluda al nuevo día escondido entre las ramas del ciprés....


Y sin tener que pensar en lo que deparará el mañana, porque aquí, entre tú y yo, debo decir que el mañana no existe.....que es la plena presencia de otro ahora.....igual, igual.... que lo que está sucediendo en este momento....

miércoles, 5 de marzo de 2014

El esplendor en la hierba








Parece que el gran drama del ser humano adulto, comienza en cuanto se deja en el olvido la edad de la inocencia.
Esa..., en donde todo brilla..., como brilla la hierba en su eterno esplendor al no estar condicionada por las expectativas del ego, ni la codicia y avidez de todo tipo de experiencias.


Este poema que comparto siempre me ha conmovido, porque representa todo el dolor que conlleva el no haber descubierto el esplendor, como parte de nosotros mismos.  Aunque prefiero captar en él ciertas resonancias y connotaciones que apuntan hacia la evidencia de ese estado de gracia que todos llevamos dentro.


Porque lo cierto es,  que el esplendor,  no ha de quedar restringido a un tiempo en la memoria, ni a un pasado que recordar, sino que es eso permanente, que siempre está aquí...., con nosotros....,y que es lo que lo  ilumina todo, porque es la luz de nuestra Presencia Consciente.  


Debo de dar las gracias e la frescura de la hierba en el campo, que hoy me lo ha vuelto a recordar

 “Pues aunque el resplandor que en otro tiempo fue tan brillante
hoy esté por siempre oculto a mis miradas
aunque nada pueda hacer volver la hora
del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos, pues encontraremos fuerza en el recuerdo.
En aquella primera simpatía,
que habiendo sido una vez, habrá de ser por siempre,
en los consoladores pensamientos que brotaron
del humano sufrimiento,
y en la fe que mira a través de la muerte,
y en los años, que traen consigo la filosófica mente.

Willian Wordsworth

miércoles, 22 de enero de 2014

La impermanencia





La lluvia con su cántico en los cristales resuena como una llamada a la introspección. Me recuerda el necesario equilibrio de los cinco elementos que componen la manifestación, con su cambio y renovación constante.

Perdidos en nuestro espacio mental, nos olvidamos de que la vida es una continua danza y pretendemos tener todo sujeto y bajo control. Y de ahí el sufrimiento y las miles de estrategias que generamos para sobrevivir en un mundo que es de nuestra entera creación.

Por eso hay que enseñar a la mente a parar. Que aprenda a convivir con lo impermanente y cambiante como el agricultor aprende a convivir con las estaciones, porque sabe que cada una es necesaria para el equilibrio final.

Porque una mente tranquila, una mente flexible y colaboradora no deja de ser una bendición....

martes, 26 de noviembre de 2013

La llave de las cosas del vivir






La vida es mayoritariamente una sucesión de hechos, y podemos elegir hacer de ella nuestro paisaje preferido, viviendo emocionalmente implicados en su ir y venir, ganado y perdiendo, haciendo o no haciendo, disfrutando o sufriendo.... 

O también podemos dejar que la vida suceda....que sea lo que a de ser....que actualice lo que de todas modos ha de actualizar..., en armonía interna con todo lo que nos acerca..., y como testigos emocionalmente desimplicados...., porque está en la naturaleza de las cosas desarrollarse y desaparecer, pero está en nuestra naturaleza el permanecer atentos y desapegados a todo lo que aparece. .

En nosotros está la llave