martes, 15 de diciembre de 2020

Palabras y hechos



Las palabras no son hechos, pero señalan hacia ellos.

Si nos cuestionamos que somos antes de las palabras y las ideas, y si lo que somos es perturbado, alterado o tocado por ellas, entendemos a la palabra como una maravillosa herramienta de comunicación, y un medio , escrito o hablado, a través del cual se nos han legado muchas enseñanzas que nos han señalado hacia nuestra realidad esencial.

Así que a cada palabra deberíamos de tratarla como a una semilla, que da sus frutos de acuerdo al terreno en el que nace, por eso deberíamos de hacernos respetuosos hacia ellas y utilizarlas de la forma más adecuada , sabia y verdadera.

Las palabras que señalan a la verdad, dan claridad a ideas y a conceptos, porque surgen de una fuente cuya energía es capaz de trasformar nuestra vida hasta hacer de ella un reflejo de esa comprensión.

Y así el camino se convierte en un proceso en donde poner en marcha las acciones que expresan la dimensión de nuestra realidad.
¿ De que realidad hablamos?
¿Qué ha aparecido con nuestro nacimiento?
Lo que ha aparecido ¿no es un estado de Consciencia? ¿Un estado de Presencia que permite atestiguar los contenidos de la mente y las percepciones de los sentidos?.
Si por lo tanto, invertimos la posición y dejamos de considerarnos como un cuerpo y una mente que tienen consciencia, para empezar a hacerlo desde Consciencia que constata al cuerpo y a la mente, aún vemos como las viejas tendencias que reclaman que nos identifiquemos con las cosas, que nos apeguemos a los objetos, que sigamos creando personajes para que nos defiendan en cada suceso de la vida.... .. siguen apareciendo una y otra vez. Pero dejamos que todo eso traspase nuestro espacio interior...., pensamientos...., sentimientos...., emociones, situaciones buenas o menos buenas que pretenden quedarse a vivir ahí,.... pero a las que ya no les permitimos que se estanquen impidiendo el frescor y el fluir de la vida.
Y entonces sucede la acción inteligente.....esa que es la necesaria en cada momento, para cada momento. Realizada con interés, pero con afectuoso desapego... porque lo más importante ya está teniendo lugar, que es la transparencia de lo Real.


1 comentario:

Joselu dijo...

Te acabo de descubrir y te iré siguiendo. También tengo como libro de cabecera Yo soy ESO pero me resulta tan inaccesible como una cumbre de ocho mil metros porque todo lo que constituye todo ESO que creo ser es tan fuerte que no veo forma de pasar simplemente al YO SOY sin apego, como un testigo. Lo entiendo racionalmente, pero no puedo ir más allá. En todo caso, te iré leyendo con interés.